Gaillon, primer termoformador francés, encomienda desde hace varios años a DV GROUP una política preventiva de sus equipos de arrastre y transmisión. Pascal Granger, Responsable de Mantenimiento y Nuevas Operaciones, nos habla de esta colaboración.

DV GROUP: Sr. Granger, ¿cuál es su cargo en Gaillon?

Pascal Granger: Soy Responsable de Mantenimiento y Nuevas Operaciones. Mi función es asegurar el mantenimiento de las instalaciones y de los equipos de producción para garantizar su máxima disponibilidad. En el marco de las nuevas operaciones, desarrollo nuevas líneas y dirijo las modificaciones de líneas o de procesos. Para ello, cuento con la ayuda diaria de cuatro técnicos. En cuanto a los proyectos específicos, se los encomiendo a proveedores externos.

En este contexto, encarga usted a nuestro Grupo el mantenimiento preventivo de sus instalaciones electromecánicas. ¿Por qué ha adoptado la decisión de recurrir a nosotros?

Hace cuatro años, cuando me incorporé a Gaillon, sufríamos muchas roturas en nuestros motores y reductores. Los trataban proveedores de servicios que nos transmitían muy poca información sobre los trabajos realizados, y que además no redactaban ninguna ficha de seguimiento. Por lo tanto, no disponíamos de ninguna base de datos, ni de trazabilidad alguna. Sin embargo, mi función era asegurar la mantenibilidad de nuestra herramienta de producción, por lo que necesitaba encontrar una solución cuanto antes. Así que recurrí a DV GROUP, donde encontré unos interlocutores que comprendían mis imperativos de producción. Su solución fue realizar un mantenimiento preventivo, para evitar cualquier mantenimiento correctivo.

¿Podría hablarnos de este acuerdo de colaboración con DV GROUP? ¿En qué consiste?

Todos los años, por lo general durante el mes de mayo, sus equipos realizan dos campañas de medición de las vibraciones, seguidas de operaciones de limpieza, control visual de los motores y los reductores, control de las escobillas, y mediciones de continuidad. A partir de esas lecturas, determinamos las medidas que hay que adoptar, lo que me permite establecer una planificación precisa. Procedemos únicamente a las revisiones que consideramos necesarias. Actualmente, planificamos mejor nuestras paradas, y disfrutamos de un mayor grado de seguimiento y de una reducción de los costes de mantenimiento.

¿Qué les ha aportado a ustedes esta política de prevención?

Desde que procedemos a adoptar medidas preventivas y entrevistas anuales, tan sólo hemos sufrido una parada relacionada con la rotura de un motor. De hecho, este fallo se había detectado, pero yo pensé que la intervención podría esperar a una parada programada... Fue en vano. Esto demuestra que el mantenimiento preventivo es primordial para nuestra empresa. Me permite programar mis paradas de maquinaria y gestionar los tiempos de producción. Ciertamente, el desgaste siempre nos obligará a hacer una parada en algún momento, pero el mantenimiento permite planificar y, por lo tanto, desplazar la producción a otras líneas. En la actualidad, nuestra estrategia es anticiparnos, en vez de sufrir.

Usted ha visitado nuestro nuevo taller de Electromecánica de Cambrai. ¿Por qué lo ha hecho?

Hace unos años, su empresa realizó mediciones en una línea de producción, que pusieron de manifiesto que dos reductores eran críticos. Poco después, nos vimos afectados por la crisis económica, que nos obligó a reducir el funcionamiento de esa línea. Lógicamente, aplazamos la revisión de esos equipos. La línea volvió a entrar en producción hace poco, y naturalmente tomé la decisión de encomendarles a ustedes esos dos reductores. En ese contexto, el Ingeniero Comercial de DV con el que colaboramos me invitó a ver su planta, para presentarme sus medios y procedimientos de reparación y hablar de la reparación de mis productos. Además, tuve ocasión de conocer a sus técnicos, con los que hablo regularmente por teléfono.

¿Qué le parece lo más importante de esa visita?

Encomiendo a DV las piezas importantes de nuestra planta, por lo que me ha aliviado constatar que mi colaborador posee capacidad técnica, metodología, y unos medios de reparación y prueba completos. Sus técnicos me han ofrecido explicaciones para la reparación de mis productos, y me han detallado todos los procedimientos. He conocido a expertos que tienen los mismos objetivos que yo: mantener la producción de Gaillon. Esto permite trabajar con confianza. Gracias a la calidad del trabajo realizado, del seguimiento y de la transparencia, DV GROUP es nuestro colaborador preferente para el mantenimiento de nuestros motores y reductores.